COMO SANAR EL CORAZON

 

Por Siervo de Dios: J. Eduardo Sandoval

 

Como sanar el corazón dolido, herido, frustrado,es la pregunta de muchos que están pasando por situaciones de dolor, por un fracaso, una frustración, por ser humillado, acusado injustamente, o abusado; La respuesta esta en Dios, como sanar el corazón es una parte tuya de querer otra de permitir que el Eterno obre en nuestras vidas.

 

El sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas.Salmo 147:3

Rendirnos a Dios, soltar esa carga, pedir ayuda y saber que nuestro corazón es engañoso, nos puede traicionar, para evitar otro desastre debemos confiar en Dios; no en lo que conocemos de filosofias, o terapias, sino creerle al Eterno, El tiene el poder para obrar.

El deber de nosotros si queremos ver la bendicion de la restauracion y el cambio en nosotros, es basico entregarle nuestro corazón a El, Romanos 10:9-11, no seremos mas avergonzados, sino que Dios que nos conoce obrara haciendo justicia y sanando tambien nuestro corazón.

Dame, hijo mío, tu corazón,Y miren tus ojos por mis caminos. Proverbios 23: 26

El Eterno nos pide el corazón porque necesitamos formatiarlo, necesitamos nueva información, necesitamos limpiarlo, nosotros no debemos confiar en hombres sino en Dios.

 

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras. Jeremias 17: 9-10

El reconocer nuestra incapacidad y pedir ayuda, con toda humildad y respeto al dador de la vida incluso asi podrmos fluir en la oración, para recibir lo que tanto deseamos, cuando el corazón esta dolido necesitamos gozo y para eso hay que limpiarlo, desear un corazón renovado, lleno de paz, de amor, solo de esa manera podremos disfrutar de un corazón de perdón y alegre.

En la sanidad debemos tomar conciencia de nuestrta forma de pensar y hablar.

Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. Numeros 14:28

 

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio,Y renueva un espíritu recto dentro de mí. Salmo 51:10

 El amor de nuestro Creador nos dara salidad, acepte y diga recibo en el nombre del Señor Jesús de Nazaret.